Bachelet y Longueira ganaron las primarias en Chile y se medirán en las presidenciales de noviembre

Facebooktwittergoogle_plus

Bachelet Chile

ELECCIONES CHILE – La exmandataria y el exministro Pablo Longueira ganaron los comicios celebrados ayer y serán los dos principales candidatos a la Presidencia de Chile en las elecciones generales del 17 de noviembre próximo.

Bachelet, amplia favorita para noviembre según todas las encuestas, obtenía 73,07 por ciento de los votos por alguno de los cuatro postulantes de la alianza opositora Nueva Mayoría cuando se había completado el escrutinio oficial de 99,65 por ciento de las mesas.

La exjefa del Estado, impulsada por los partidos Socialista, Por la Democracia y Comunista, además de otras agrupaciones menores, aventajó al independiente Andrés Velasco (12,99 por ciento), al democristiano Claudio Orrego (8,86 por ciento) y al radical José Antonio Gómez (5,06 por ciento), informó el Servicio Electoral (Servel).

En cambio, la coalición gobernante debió esperar hasta el final del escrutinio para conocer a su candidato, pues Longueira, de la Unión Demócrata Independiente (UDI), superó ajustadamente al también exministro Andrés Allamand, de Renovación Nacional (RN, el partido del presidente Sebastián Piñera) por 51,35 a 48,64 por ciento de los votos dirigidos al oficialismo.

“Estas han sido unas primarias inéditas e impresionantes” y “seguiremos luchando hasta el 17 de noviembre para llegar a La Moneda en 2014”, dijo Bachelet -quien dejó el gobierno en 2010 con una tasa de popularidad de 80 por ciento- en una breve aparición esta noche, cuando su triunfo parecía ya irreversible.

Fue la primera vez que se realizaron elecciones semejantes en Chile y los casi tres millones de votos computados superaron las mejores expectativas de concurrencia, que eran de entre 1,5 y dos millones.

También resultó notorio el desbalance entre el interés despertado por las dos coaliciones, pues 72 por ciento de los votantes eligió a alguno de los precandidatos de Nueva Mayoría, en tanto sólo 28 por ciento escogió al oficialismo.

El triunfo de Bachelet pareció sólo un trámite: en su comando electoral, al que sólo accedieron dirigentes y periodistas, predominó la tranquilidad, lo mismo que en las inmediaciones, donde unos cientos de simpatizantes se congregaron sin estridencias.

Algo más de algarabía hubo en torno del centro de la UDI, acaso por lo reñido del resultado que terminó favoreciendo a su candidato.

Las 300 personas que se habían congregado allí cantaban “Chi, Chi, Chi,/le, le, le./ Viva Chile y Pinochet”.

De los dos integrantes de la alianza oficialista, la UDI es la más orientada hacia la derecha y la más identificada con las políticas de Augusto Pinochet, el dictador que gobernó el país entre 1973 y 1990.

Menos eufórico que sus partidarios se mostró Longueira: “A partir de mañana iniciamos una nueva campaña; nada es imposible”, afirmó y agregó que “lo mejor para Chile es la continuidad” del oficialismo.

La jornada transcurrió en total tranquilidad, con muy baja afluencia de votantes por la mañana -hubo temperaturas bajo cero en gran parte del país, incluso en Santiago- y mayor concurrencia a partir del mediodía.

Facebooktwittergoogle_plus