Encuentro Juvenil contra el acoso y la discriminación escolar

Facebooktwittergoogle_plus

Estudiantes de Bariloche y Dina Huapi debatieron, intercambiaron ideas y generaron propuestas en relación al Acoso Escolar y Ciberacoso, en el marco del Encuentro Juvenil por una Argentina sin Discriminación, organizado por la Delegación Río Negro del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) que se llevó a cabo en la sala de sesiones del Concejo Municipal Bariloche.

El encuentro contó con la participación de unos 45 jóvenes, acompañados por algunos docentes. La mayoría había presentado ensayos para el Parlamento Federal Juvenil que organizó el INADI.

En esta ocasión, el delegado del organismo, Julio Accavallo, explicó que el objetivo fue discutir y consensuar un documento con aportes para la implementación de políticas públicas que aborden la conflictividad social en las escuelas. Ese documento será expuesto ante los concejales en los próximos días para que, de hacerse eco de la iniciativa, puedan elevarlo al Ministerio de Educación de Río Negro y a la Legislatura Rionegrina.

“No hay un programa por parte del Ministerio de Educación que establezca un protocolo para abordar estas situaciones de conflicto. Muchos padres están desorientados y no saben a dónde recurrir, no tienen el asesoramiento adecuado, no hay capacitación hacia los equipos técnicos o profesores que permitan prevenir y resolver adecuadamente las situaciones de violencia”, explicó Accavallo.

Al comienzo del evento, la psicóloga Laura Maldonado, coordinadora del encuentro, explicó que: “En el acoso escolar, hablamos de violencia como algo vincular. La idea es aprender a vincularnos de una manera más respetuosa”.

Tres de los jóvenes rionegrinos que fueron seleccionados para viajar a al Parlamento Federal Juvenil en Buenos Aires en el mes de septiembre abrieron el encuentro. Agustín Sohn, de Cipolletti, fue el primero en tomar la palabra: “Yo sufrí bullying en el colegio y eso lo plasmé en el ensayo que presenté. La experiencia en Buenos Aires fue muy linda. Éramos 95 chicos de todo el país y se formó un grupo muy unido y solidario. Nos sentimos integrados”.

Por su parte, Agustina Trinidad Martín Pereyra, de Los Menucos, remarcó que “en los pueblos chicos, hay muy poca participación porque los chicos sienten que no tienen posibilidades. Por eso, fue muy importante para mí y para Mateo Ramallo de Las Grutas poder estar presentes en el Parlamento”. Finalmente, Luciana Pastralo Quijano, de Bariloche, señaló: “Que hubiera jóvenes de todas partes del país hizo que veamos otras realidades. Se escuchaban acentos diferentes, había cosas diferentes para contar pero todos teníamos ganas de aportar y participar”.

En principio, el debate se llevó a cabo en comisiones coordinadas por el delegado del INADI, Laura Maldonado, Roxana Amendolaro, Mariana Sulkes, Nadina Moreda y Luciana Galeazzi, también del organismo nacional. Los estudiantes intercambiaron experiencias sobre los equipos de mediación y los consejos de convivencia existentes, relataron experiencias de acoso escolar en primera persona, la necesidad de concientizar a los jóvenes para que no avalen situaciones de maltrato hacia compañeros, de concientizar a los docentes para no naturalizar esas situaciones, la ineficacia de “algunos llamados de atención” ante situaciones conflictivas. Luego, se expusieron cada una de las propuestas hasta consensuar el documento final.

El documento, entre otros puntos, señala que en todas las escuelas, se deben implementar Consejos formados por docentes, padres y alumnos que elaboren de manera participativa Acuerdos de Convivencia. Pero también se remarca la necesidad de fortalecer y capacitar a los Equipos Técnicos de Apoyo Pedagógico para la prevención y el abordaje de situaciones de violencia, elaborar un Protocolo de Actuación para la intervención en situaciones conflictivas en el escenario escolar, brindar asistencia permanente a través de una línea telefónica gratuita y diseñar una plataforma Web para la Promoción de la Convivencia en las escuelas.

“Quedamos gratamente sorprendidos con los interesantes aportes que hicieron los jóvenes y con el compromiso que asumieron para que se visibilice este problema que trae consecuencias muy graves. El objetivo es incorporar el acoso escolar a la agenda pública y creo que el primer paso está cumplido”, concluyó Accavallo.

Facebooktwittergoogle_plus