Estatales mantiene tomada la Casa de Gobierno de Tierra del Fuego

Facebooktwittergoogle_plus

USHUAIA, TIERRA DEL FUEGO –   Un grupo de manifestantes vinculados a sindicatos estatales mantiene tomada la Casa de Gobierno de Tierra del Fuego en reclamo de un aumento salarial del 40 % y pretende continuar las negociaciones sin levantar esa medida de protesta, según denunciaron hoy a Télam fuentes oficiales del gobierno fueguino. 

 La ocupación, que los gremios califican de “pacífica”, comenzó el fin de semana cuando los dirigentes gremiales resolvieron pernoctar en el edificio a la espera de una reunión con los funcionarios, pero se agravó anoche al resolver una asamblea la continuidad de la toma y un paro por tiempo indeterminado.

 Con ello, la actividad en la sede del Ejecutivo provincial se encuentra paralizada, ya que además los sindicatos montaron piquetes en los tres accesos principales, lo que impide el ingreso de los 850 empleados que cumplen funciones en el lugar.
 La gobernadora Fabiana Ríos declaró hoy que apela a reanudar el dialogo con los trabajadores, siempre y cuando cesen con la toma y la prohibición de ingreso del personal.

 “No creo que este sea un requisito autoritario o fascista, como suelen decir. Pueden hacer paro o entablar demandas, pero no pueden tomar la Casa de Gobierno”, enfatizó la mandataria provincial.
 En relación al conflicto, Ríos dijo que se trata de una “interna gremial” entre la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) ya que el gobierno fueguino suscribió semanas atrás un acuerdo salarial con ATE por una suba salarial del 27 %.

 “A un sector sindical no le gustó ese aumento y ahora pretenden desconocer un acuerdo homologado. Para ello sumaron a otro gremio y a una parte de la CTA. Se olvidan que hay un acto jurídico con ambas partes legitimadas para firmarlo”, fundamentó la gobernadora.
 En la misma línea, agregó que los impulsores de la protesta buscan que “mandemos la policía a reprimir para que después otros gremios se solidaricen y así reiterar el trauma de la toma del edificio”.

 De esa forma, Ríos aludió a la toma del mismo edificio gubernamental registrada en mayo pasado por manifestantes docentes y camioneros, que se extendió durante una semana y finalizó con destrozos y varios policías heridos.
 Según el gobierno provincial, los sindicatos tienen como objetivo que la parálisis de la actividad administrativa impida la liquidación de los sueldos a los empleados públicos con el aumento acordado del 27 %, de manera de obligar a abrir otra vez la negociación.

 Por su parte el secretario general de ATE, Carlos Córdoba, consideró que el gobierno debe “anular definitivamente el decreto de aumento y ponerse a trabajar en una nueva propuesta”.
 El sindicalista ratificó que la protesta continuará en los mismos términos y sostuvo que la decisión no es de la dirigencia de los gremios sino de las asambleas realizadas por los propios trabajadores.
 “El gobierno ha discutido con el gremio docente con la Casa de Gobierno tomada. No sé qué diferencia hay con esta situación”, argumentó Córdoba.
 A su vez el jefe de gabinete provincial, Guillermo Aramburu, ratificó que “hasta que los empleados nucleados en los tres gremios involucrados no dejen las instalaciones de Casa de Gobierno, el Ejecutivo no se sentará a negociar”.
 Aramburu negó que la medida sea “pacífica” porque impiden el ingreso al edificio, tanto al personal político como de planta permanente”.

 “Nosotros hemos sido un gobierno tolerante durante todos estos años a todo tipo de reclamos y protestas, pero no podemos permitir que esta sea una metodología que tienda a pretender obtener algún tipo de rédito en una discusión”, aseveró el funcionario.
 En tanto, el secretario de Coordinación, Lisandro Fonradona, instó a los empleados que no puedan ingresar a la sede del Gobierno a realizar una exposición policial para “no ser pasibles de descuentos salariales”.

Facebooktwittergoogle_plus