Fanático Nazi sometia a su hija de 6 años

Facebooktwittergoogle_plus

nazi toruraba a su hija de 6 años

La mamá y el padrastro hicieron más de 10 denuncias en su contra por amenazas, privación de la libertad de la menor y torturas psico-físicas. El hombre trabaja como detective privado y también está siendo investigado por una causa sobre trata de personas.

Fernanda Díaz tiene apenas seis años. Hace tres se fue de su casa con su mamá luego de ser echadas por su papá. Desde entonces, según declaró en una Cámara Gesell, las visitas con él se volvieron cada vez más violentas: cada vez que lo veía, volvía a lo de su mamá pintada con esvásticas en sus manos, piernas y espalda.

“Papá me ataba las manos con una soga y me pintaba con fibrón la cruz Nazi. Me decía que era un juego. También me la dibujó en la pierna y espalda. Papá me decía muchas malas palabras, me decía que era un espía que mataba gente”, explicó la menor en la declaración que se le tomó en la Cámara Gesell.

Fabián Eduardo Díaz trabaja como detective privado haciendo averiguaciones y seguimiento de personas. Tiene 32 años y es fanático Nazi. El hecho ocurrió en la localidad de San Miguel, provincia de Buenos Aires.

“La gota que rebalsó el vaso fue entre julio y agosto de este año. La nena estuvo internada con ataques de asma y problemas respiratorios durante tres semanas.Podía haber salido antes, pero los médicos nos dijeron que cada vez que venía su papá a la nena le agarraban los ataques y no podía respirar. Ahí dijimos que algo más teníamos que hacer porque las simples denuncias ya no servían”, contó a minutouno.com Gabriel Pigliacampi pareja de Carolina Ramírez, mamá de Fernanda, con quien también tiene otra hija de 10 meses. Carolina está embarazada de siete meses.

“Si el tipo no va preso, nuestra vida corre peligro. la de todos, mi mujer, la nena, mi hija”, contó y aseguró que recibió diversas amenazas de Díaz y a pesar de que lo denunció, sigue libre.

Gabriel está convencido que está haciendo lo correcto y quiere proteger a su familia. “Se que tengo todos los teléfonos intervenidos pero no me importa nada ya. Ya estoy cansado de vivir en esta situación es muy tormentosa y esto es lo último que puedo hacer”, asegura. La familia ya tiene radicada más de diez denuncias en diversas instituciones: Comisaría de la Mujer de San Miguel, Fiscalía 21,Fiscalía 23, Fiscalía General de San Martín, Inadi, Juzgado de Familia de San Martín, Juzgado de Paz de San Miguel y Comisaría 1 de San Miguel.

“Mi mujer me contó que le puso un revólver en la boca una vez. La nena vio el arma, sabe que su papá tiene un arma, la ata, se la quiso llevar del colegio, son demasiadas cosas que tienen que terminar. Desde el vamos, este tipo tiene que estar preso”, aseguró Gabriel en diálogo con este portal.

Según consta en las denuncias y en las fotos que envio Gabriel a la redacción de minutouno.com a través de whatsapp, el hombre torturaba a la nena pintándole esvásticas en todo su cuerpo. “Mi mujer me lo quiso ocultar durante un tiempo. Yo cuando lo vi me quise morir, el tipo la mandó al colegio con eso, es terrible. Teníamos que meterla en la bañadera más de una hora para sacarle todas las marcas”, agregó el hombre.

“Le encontramos un GPS en la mochila una vez, también le quiso poner un chip y la quiso sacar de mi auto una vez a pesar que estaba con restricción perimetral. Nada lo va a detener”, aseguró el hombre que compartió las amenazas que recibió de Fabián Díaz.

“Tengo miedo que me mate a mi o a mi familia, es muy poderoso, sabe todo lo que hacemos, nos tiene controlados”, contó con desesperación.

Por su fuera poco,además de las denuncias por violencia, maltrato, tortura, amenazas y privación
de la libertad, Díaz está siendo investigado por una causa de trata de personas donde Carolina fue a declarar en varias oportunidades. Como Díaz es una persona que sabe mucho de computadoras, se lo está investigando por vender a través de internet a mujeres a los proxenetas. La causa está en Comodoro PY, en el Juzgado en lo Criminal Correcional N°1, caratulada con el n° 7837/14.

Fuente: minutouno

Facebooktwittergoogle_plus