Lo encontraron tirado en la vereda era de Valle Medio

Facebooktwittergoogle_plus

Efectivos sacudieron a dos llamados de alerta debido a que se hallaba un hombre fallecido en la vía pública.

Según datos recabados, uno de los hechos ocurrió ayer a las siete de la mañana cuando un vecino se comunicó con los policías de la Seccional Primera de Caleta Olivia debido a que encontró a un hombre tirado en la vereda.
El hecho ocurrió en la calle Roca casi esquina Rivadavia en pleno centro de la ciudad, donde había una persona tirada en el suelo y con su cabeza completamente ensangrentada.
Desde un primer momento los investigadores estimaron que la persona se hallaría en estado de ebriedad y al caerse se habría lesionado la cabeza, aunque con el transcurrir de las horas se constató que se trató de un suicidio.

Al llegar la policía a la escena del hecho, junto con personal médico del Hospital se constató que el hombre se hallaba sin vida y a su lado había un arma de fuego.
La policía comprobó que el hombre, identificado como Roberto Pino de 31 años de edad tenía un disparo con arma de fuego en la sien derecha y a su lado se encontró un revólver calibre 32.
Los investigadores también detectaron que Pino no presentaba lesiones en el resto del cuerpo, aunque de todos modos se determinó que el cuerpo sea trasladado a la morgue del Hospital de Caleta Olivia para su autopsia.
También la policía halló dificultades en la identificación de la persona, teniendo en cuenta que hace cinco años que reside en Pico Truncado, aunque por actividad de albañil desarrollaba tareas tanto en esa localidad, como en Caleta Olivia y Comodoro Rivadavia. Tampoco entre sus pertenencias se hallaron documentos o cartas y en la ciudad no tenía familiares.

Luego de identificarlo, debido a que se halló su registro en la comisaría, teniendo en cuenta que años anteriores fue identificado en la vía pública, se logró la comunicación con sus familiares.

En tanto ayer en horas de la tarde y luego de los primeros resultados de la autopsia, se determinó que el hecho se trató de un suicidio.
El médico policial constató con la prueba de “dermonitrotest o guante de parafina”, que Roberto Pino tenía rastros de pólvora en su mano derecha.
Pino era oriundo de la ciudad rionegrina de José Beltrán y ayer sus familiares fueron notificados sobre su decisión y arribarían hoy para el traslado del cuerpo.

Fuente: Periódico Austral

Facebooktwittergoogle_plus