Analizan en Buenos Aires la situación de la fruticultura en Río Negro

reunion fruticultura rio negro nacionEl gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, fue recibido por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y el ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof en Casa Rosada para tratar la situación de la fruticultura del Valle de Río Negro. Junto a autoridades nacionales, de la Provincia y productores, resolvieron que hoy martes 13 de enero de 2015 se realizará un nuevo encuentro en el Ministerio de Agricultura de la Nación, para intentar definir nuevas medidas.

Estuvieron presentes también el secretario General de la Presidencia, Aníbal Fernández; el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Carlos Casamiquela; el secretario de Fruticultura de Río Negro, Alberto Diomedi; los senadores nacionales Miguel Pichetto y Magdalena Odarda; productores y representantes de la industria del jugo.

En este marco, se definió que durante este martes, habrán otros dos encuentros para intentar definir medidas, a las 9 en la sede de la cartera agrícola nacional.

En la oportunidad, se acercó a Nación una propuesta, resultado de un acuerdo sectorial de toda la fruticultura para permitir el sostenimiento de la actividad productiva, para asegurar la sustentabilidad del sistema y el empleo como base de todo complejo social.

La reunión se llevó a cabo en el Salón Norte de la Casa Rosada, a partir de la compleja situación devenida de la baja posibilidad de exportación de la campaña 2014/2015 por la coyuntura desfavorable.

Por este motivo, en la propuesta presentada se expuso una serie de pedidos con el correlato de su impacto en el sector.

En primer lugar se solicitó la compensación en forma directa a la producción que se destina a la industria de transformación (jugo concentrado) en 10 centavos de dólar por kilo (manzana y pera). Esta medida implica inyectar al sector 50 millones de dólares, potenciar la fruta que se trabaja en fresco mejorando el perfil comercial y preservar la sanidad de los cultivos.

Luego, se propuso el aumento de los reintegros a la exportación con destino a los mercados de ultramar en un 10% adicional con pago directo al productor a través de su identificación en la UMI en el Post embarque. Esto implica un total de 28 millones de dólares, lo que permitiría asegurar la exportación de 350.000 toneladas, manteniendo los actuales niveles de exportación y garantizando la colocación de toda la fruta cosechada.

Así como también, la suspensión por 360 días de las retenciones a las exportaciones de manzanas y peras frescas (20.000.000 de dólares) y a los jugos / aromas concentrados de manzanas y peras (5.000.000).

También, permitir el uso del saldo de IVA técnico para la cancelación de impuestos y cargas sociales con el objetivo de permitir que este impuesto no se transforme en un costo.

Además, se pidió diferir el pago de aportes y contribuciones al mes de diciembre 2015. Con esta medida se contribuiría al financiamiento normal de la cosecha y el empaque durante el primer semestre.

Asimismo, se propició el acuerdo comercial con Rusia que permitirá eliminar el arancel de importación para las manzanas y peras Argentinas y promover un acuerdo entre los bancos centrales de ambos países para compensar la operación de exportación que incluya las frutas argentinas garantizando el abastecimiento a Rusia y evitando la salida de divisas entre ambos países.

Otra de las medidas presentadas apunta a fomentar el consumo de manzana y peras en el mercado interno a través del plan diseñado por la actividad y los gobiernos provinciales, con el apoyo financiero de las Provincias, el MINAGRI y la actividad privada así como también a través de programas comunitarios de venta directa a través de los municipios, escuelas y hospitales.

Del mismo modo, se solicitó que la actividad de empaque y conservación de frutas sea declarada Agroindustria para la aplicación del decreto 814/01, dado su alto valor agregado.
Por último, se propuso la intervención activa del MTSS con el objeto de que los acuerdos salariales con los gremios del sector se desarrollen en un marco de razonabilidad y con paz social, de modo de no agravar la situación del complejo frutícola y asegurar los aportes financieros necesarios para que el sector productor pueda financiar en forma normal la cosecha (u$s 30.000.000).