Categorías
San Antonio Oeste

Analizar aves posiblemente infectadas con psitacosis

SAN ANTONIO OESTE RN – En el marco de las acciones que implementa el Ministerio de Salud de Río Negro para revelar los causales iniciales del brote de Psitacosis detectado en San Antonio Oeste, fueron enviadas a los institutos Malbrán y Pasteur de Buenos Aires muestras de sangre de las personas posiblemente infectadas con esta enfermedad y  las aves que serían las potenciales transmisoras.

En la oportunidad, se analizarán 33 posibles casos en laboratorios especializados para establecer un diagnóstico que permita resolver la problemática desde sus causales iniciales.

Cabe señalar que pudo comprobarse que una persona que residía en la localidad de San Antonio Oeste falleció luego de contraer una neumonía atípica generada por la bacteria de psitacosis.

La psitacosis es una enfermedad causada por un tipo de bacteria que se encuentra en los excrementos de pájaros infectados y que luego se transmite al hombre.

El brote fue originado por cotorras comercializadas ilegalmente por un veterinario que fue afectado por la enfermedad. Las aves tendrían como origen la localidad de General Conesa, desde donde habrían sido transportadas a San Antonio Oeste.

Por esto, el Ministerio de Salud recomienda a la población no capturar aves y pájaros silvestres, ni comprarlos en la vía pública; mantener las aves en lugares ventilados y con espacio suficiente, sin hacinarlas; alimentar a los pájaros correctamente y mantener las jaulas limpias; no permanecer largos periodos en habilitaciones cerradas donde haya aves y no introducir aves recientemente capturadas o compradas sin certificado sanitario en jaulas donde ya hay otras aves. Ante cualquier duda o consulta, Salud recomienda dirigirse al Centro de Salud u Hospital más cercano.

El cuadro clínico de la psitacosis varía entre infección sin enfermedad evidente, a una enfermedad febril o neumonía. La neumonía comienza con un cuadro de hipertermia (cuerpo caliente), dolor de cabeza, decaimiento general, fatiga y cansancio.

La enfermedad puede agravarse en los adultos mayores y ancianos que no reciben tratamiento. Los contactos de la persona enferma (familiares o compañeros de trabajo) deben ser controlados para identificar la aparición de síntomas en forma precoz.