Cocaína y Doble Crimen: un nombre en común

Un nombre se repite en la investigación del caso «Manzanas blancas» y la ya prescripta causa penal en la que quedó impune el doble crimen ocurrido en Río Colorado en marzo de 1989, del que resultaron víctimas Sergio Sorbellini (19) y Raquel Lagunas (17). Es el nombre de Osvaldo Daniel Centeno, el jefe de sección de la Aduana de Villa Regina que está detenido en Buenos Aires, en el marco del caso de contrabando de cocaína más importante de la historia nacional, y quien también estuvo implicado, aunque nunca procesado, en el doble asesinato de los jóvenes.

Osvaldo Daniel Centeno, hijo del ex legislador radical del mismo nombre, se encuentra imputado y detenido en el caso «Manzanas blancas» junto con los funcionarios aduaneros Pablo Ariel Merse y Gustavo Guillermo Alzogaray; el empresario frutícola de Allen Nelson Hinricksen y los comercializadores radicados en San Juan, Jaques Joubert y Alfredo Valdez.

Su nombre apareció en la malograda investigación de Río Colorado en abril de 1994, cuando los padres de las víctimas pidieron públicamente que tanto Centeno como Alberto Dante Carrasco, por entonces dos conocidos jóvenes de aquella localidad, fueran investigados porque las versiones sobre su supuesta relación con los crímenes había «trascendido al dominio público».
Carrasco, de 32 años, se suicidó disparándose con un rifle a los pocos días de que los familiares de Sorbellini y Laguna lo vincularan con la causa.

Centeno y su hermano Adrián -sobre quien también habían recaído sospechas- se presentaron voluntariamente ante la justicia y designaron un abogado defensor. Prestaron declaración informativa (intermedia entre la indagatoria y la testimonial) y nunca se definió su situación procesal, hasta que en 2004 la causa se archivó por prescripción.

El campo de los Centeno, ubicado muy cerca de donde aparecieron los cuerpos, fue allanado en 1996 a raíz de la carta que dejó Eustaquio Lezcano, otro testigo del caso que se suicidó. También se los investigó por un rifle secuestrado en la causa.

Fuente: Río Negro online