Comisión para el reconocimiento de la capitalidad histórica de Viedma

La legisladora Inés Soledad Lazzarini (PPR Histórico) ingresó un proyecto de ley que promueve la creación de la “Comisión Multisectorial para el Reconocimiento de la capitalidad histórica de Viedma”.

Tiene el fin de reclamar al gobierno nacional un fondo compensatorio especial por los efectos negativos de las políticas nacionales en el desarrollo de la sede administrativa rionegrina, a partir de su designación como capital de la Patagonia el 11 de octubre de 1878.

Al fundamentar la propuesta que el legislador Adrián Torres (ACD) acompaña con su firma, Lazzarini retoma una iniciativa de la edil Fabiana Malpeli, del Concejo Deliberante de Viedma, quien propició la sanción de una ley para que se le asigne a Viedma un tratamiento económico financiero especial por su condición de capital Provincial y de capital Histórica de la Patagonia.

En los extensos argumentos expuestos por la concejal Malpeli en su proyecto de una Ley de Capitalidad para la ciudad de Viedma, “proponía que se reconozca institucional y financieramente su condición histórica, a la manera de formas jurídicas empleadas especialmente en España, en las que se reconoce el valor simbólico, histórico y urbanístico que detentan ciudades como Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela, Palma de Mallorca y otras tantas capitales de la península ibérica”, apunta la legisladora.

Posteriormente reconoce la dificultad de establecer un régimen financiero especial para la ciudad de Viedma, complementario al de coparticipación municipal que rige en la Provincia, pese a lo cual rescata su condición de capital histórica.

Lazzarini entiende sin embargo que para que Viedma “pueda iniciar una senda de desarrollo autosustentable, con un rol definido en la Norpatagonia, más allá del de capital de Río Negro, es indispensable que la Nación comprenda a esta comunidad patagónica y a su territorio como el resultado de la interacción de las fuerzas productivas, de las relaciones de producción en cada momento histórico y de la influencia de las decisiones políticas exógenas, más allá de los vínculos entre los procesos sociales y naturales”.

Agrega: “Nada más justo que la Nación, en forma similar a lo actuado en otros casos, asuma su responsabilidad a través de un fondo de reparación histórica que compense los perjuicios” y circunstancias que enumera, desde1779 ala fecha.

La legisladora del PPRH interpreta que “estamos frente a una oportunidad única para que la Nación compense el olvido, las omisiones y la falta de atención que Viedma ha sufrido en sus doscientos treinta y dos años de existencia, tanto en el reconocimiento de su pasado, como en la necesidad de integrarla al concierto de capitales de provincia, y asuma el compromiso de arbitrar las medidas necesarias para una reparación histórica por su contribución a la soberanía de la Nación”.

Inés Lazzarini concluye alegando que los fundamentos en los que abunda “son de por sí más que suficientes para concitar el interés, no sólo de los viedmenses sino de todos los rionegrinos, en la búsqueda de un mecanismo posible para revertir la situación planteada de la capital provincial”.