Concejales de Valle Medio piden revisar la alicuota de ingresos brutos a casinos

“Con la baja de la alícuota de los ingresos brutos por parte del gobierno de Miguel Saiz a los casinos de la provincia se perdieron unos 6 millones anuales que podrían haber sido invertidos en la fruticultura o en servicios esenciales como equipamiento de hospitales, viviendas o escuelas”, señaló el concejal Elvin Williams de Luis Beltrán quién junto a los concejales del bloque de Frente para la Victoria, Norma Elizalde y Martin Doñate propusieron una revisión de las políticas impositivas en Rio Negro. En ese sentido pedirán por declaración municipal la solicitud al gobierno rionegrino de medidas correctivas que deriven en promover y facilitar la inversión productiva y de desarrollo pero eliminar y/o aumentar esos tributos impositivos a los servicios no productivos como las salas de juegos.

“La baja por parte del gobierno provincial en los ingresos brutos para los casinos es un medida no solo regresiva y que llama poderosamente la atención en este año tan particular que tenemos por delante con tanta demanda de servicios y necesidades de inversión en sectores sensibles como los de la producción y de servicios esenciales como la salud”, indicaron.

En representación del bloque, Williams subrayó que “con esta medida de Saiz se pierde la posibilidad de invertir este año 6 millones de pesos para los pequeños productores o para comprar 40 ambulancias por año en la provincia o equipar los hospitales de nuestro valle medio con salas de terapia intensiva, resonador magnético para no tener que viajar a la región del alto valle, médicos profesionales especialistas y tantas otras demandas urgentes que tiene nuestra región”.

“Mientras existen otra provincias que promueven el aumento de las alícuotas de ingresos brutos para los casinos y salas de juegos para invertir en más servicios de salud, educación y producción, este gobierno por el contrario, se autoimpone la imposibilidad de recaudar 6 millones más”, señalaron los concejales.

Es preciso que desde los ámbitos institucionales y políticos pongamos en discusión este tipo de medidas y dar cuenta en el debate público acerca de los regímenes de promoción productiva y el rol del estado en la asignación de recursos en las economías regionales y la prestación de los servicios básicos esenciales. “Si tenemos una política impositiva que beneficia al sector productivo en siete millones y casi en en igual medida y por el mismo monto a los casinos que existen en Rio Negro es porque o estamos frente a una planificada política claramente distorsiva o frente una concepción que alienta y da prioridad por igual a una maquina tragamonedas que a una planta de manzanas, un sala de terapia intensiva, un aula o un médico”, sostuvieron.