Día Nacional por una Argentina sin Chagas

Hoy viernes 26 de agosto es el Día Nacional por una Argentina sin Chagas. Se busca sensibilizar a la comunidad sobre la enfermedad, que en nuestro país afecta a más de un millón y medio de personas.

(Archivo ministerio de Salud de la Nación)-Vinchuca.- A partir de este año, el último viernes de agosto, se recordará el “Día Nacional por una Argentina sin Chagas”, surgido dentro de las acciones del Programa Nacional de Chagas y del Plan 2011-2016 para el control de esta enfermedad en Argentina, a fin de reducir la morbi-mortalidad que genera en el país.

La provincia del Neuquén es considerada de bajo riesgo, porque ha certificado la interrupción de la transmisión vectorial desde hace más de diez años. En este caso, la conmemoración tendrá lugar mañana viernes 26. La fecha se presenta como una oportunidad para sensibilizar a la comunidad sobre esta problemática de la salud que en el país afecta a más de un millón y medio de personas.

La enfermedad es causada por un parásito llamado ‘trypanosoma cruzi’ que puede vivir en la sangre y en los tejidos de las personas o animales; también en el tubo digestivo de este insecto llamado polarmente ‘vinchuca’ y que es el vector de la enfermedad de Chagas al ser quien transmite el parásito.

En Neuquén: Chagas congénito

Neuquén es considerada de bajo riesgo al certificar la interrupción de la transmisión vectorial desde hace más de diez años. Recientemente, desde el departamento de Salud Ambiental de la subsecretaría de Salud, informaron que tras visitar mil viviendas en la considerada zona endémica de la provincia, se detectaron vinchucas sin presencia del parásito transmisor de la enfermedad.

Desde el área continuarán con los operativos de vigilancia para controlar la situación y conservar el status de zona libres de transmisión vectorial. Aunque sólo hay vinchucas en algunas provincias, se generan casos nuevos en todo el país por los movimientos migratorios de personas, o por transmisión durante el embarazo (vía congénita).

En relación a esto, en el recorrido de Salud Ambiental por los departamentos provinciales Confluencia, Añelo, Chos Malal, Zapala, Minas, Pehuenches, Picunches, Picún Leufú, Loncopué y Ñorquín, se realizaron análisis a cerca de 400 niños y niñas, y se detectaron dos niños con Chagas congénito, que están en tratamiento.

El insecto

La vinchuca es un insecto hematófago, es decir, que se alimenta exclusivamente de la sangre de personas y animales. Suele elegir zonas cálidas y secas, aunque también pueden encontrarse en zonas frías, refugiada en casas y ambientes que se mantienen cálidos.

Por ese motivo, se pueden encontrar vinchucas adultas, crías y huevos dentro de casas, en gallineros, corrales y depósitos. Generalmente se refugian durante el día en agujeros y grietas de las paredes, en el techo, entre elementos amontonados, debajo de los colchones, las camas o detrás de artefactos colgados en la pared.

Cuando una vinchuca pica a una persona o un animal que tiene Chagas, toma su sangre y con ella ingiere también los parásitos productores de la enfermedad. Estos parásitos viven y se reproducen en el intestino de la vinchuca y cuando vuelve a picar, salen junto con su materia fecal e ingresan al organismo cuando la persona se rasca en el lugar de la picadura. Así se contrae Chagas por “vía vectorial”.

Respecto a este tipo de transmisión, las provincias se clasifican en base a la magnitud del número de vectores existentes en: alto, mediano y bajo riesgo de transmisión del Trypanosoma cruzi; y sin riesgo.

La enfermedad

El mal de Chagas puede afectar el corazón o el sistema digestivo de las personas que la padecen, produciendo diferentes grados de invalidez e incluso la muerte. Sin embargo, en muchos casos no presenta síntomas, por ese motivo el análisis es el único modo de detectar si la persona está infectada.

Es muy importante que las embarazadas se realicen el estudio, al igual que los hijos de mujeres que están infectadas y las personas que viven, vivieron o viajan frecuentemente a lugares de nuestro país donde hay transmisión vectorial.

Las normas de diagnóstico y tratamiento recomiendan tratar a los niños y adolescentes que tienen hasta 15 años, dado que cuanto menor es la edad de la persona infectada, mayores son las posibilidades de curación.

Que una persona esté infectada con el Trypanosoma cruzi no implica necesariamente que desarrolle algún problema de salud. Por esto es importante la visita al médico, para hacer los controles necesarios y recibir las indicaciones o el tratamiento adecuado según el caso.

Al iniciar un tratamiento, es muy importante garantizar que la casa de la persona infectada esté libre de vinchucas, ya que una persona que se curó puede reinfectarse.

Medidas preventivas

Para evitar la presencia de vinchucas y otros insectos:

• Mantener lo más ordenada posible la casa y sus alrededores.

• Ventilar las camas.

• Limpiar detrás de muebles y objetos colgados de las paredes.

• Inspeccionar las paredes y rincones en busca de rastros (manchas de materia fecal y/o huevos), ya que éstos nos dan una clara señal de que hay vinchucas en la vivienda.

• Mover y revisar las cosas amontonadas lo más frecuentemente posible.

• Evitar que los animales duerman dentro de la casa.

• Poner los gallineros y corrales lo más lejos posible de la vivienda; y construirlos preferentemente con alambre, si no es posible, cambiar la enramada al menos una vez al año.

• Impedir que las palomas hagan nidos cerca de las viviendas.

Al implementar estas medidas, se reduce la cantidad de lugares en los que se pueden refugiar los insectos. Aunque lleguen vinchucas de otro lado, si no tienen dónde esconderse, es probable que no se instalen en la casa. Si detecta presencia del vector, comuníquese al departamento de Salud Ambiental de la subsecretaría de Salud al teléfono (0299) 443 6899.