El PAPA Francisco recorre la plaza San Pedro en un vehículo sin vidrios blindados.