Categorías
Cipolletti

«Fue Intento de asesinato» La agresión a Arriaga

Así lo califico el propio Gobernador Miguel Saiz.  Un corte de casi 10 centímetros desde la oreja hasta la base del cuello, según se supo fue mucha la sangre que perdió, sin embargo luego de una rápida atención recupero el alta medico.
El diario La mañana de Cipolletti relato la Crónica:
A no más de un centímetro de la muerte estuvo ayer Julio Arriaga, a raíz de un ataque artero perpetrado por un docente llamado Osvaldo Antonio Colippe, de 30 años de edad, residente en la toma local conocida como Martín Fierro, junto a Puente 83, en el límite con Fernández Oro. La pequeña distancia marcó el principio y el final de un tajo criminal que el agresor le propinó con un arma cortante en la cara y parte del cuello, muy cerca de la arteria carótida, que de haber sido cercenada, le habría costado seguramente la vida al hoy candidato a vicegobernador por la Concertación para el Desarrollo.

El lamentable hecho mereció el rápido y categórico repudio de diversos sectores políticos y sociales y generó, a la vez una fuerte polémica y debate políticos entre las principales fuerzas de la provincia. Colippe ha tenido en el pasado militancia en el partido Obrero y, en la actualidad, se encuentra en uso de licencia médica en su trabajo, por motivos psicológicos.
Los acontecimientos se precipitaron a las 14.15 de ayer cuando Arriaga empezaba una recorrida de campaña electoral por la toma junto con otros referentes de la Concertación, como los candidatos a intendente Lucas Pica y a legislador Matías Gómez, el peronista concertacionista local Nelson Rodríguez, y otros dirigentes y militantes. Habían llegado en varios vehículos y los esperaban unas 60 personas.

Según refirieron testigos presenciales de lo acontecido, Arriaga se bajó primero que todos y se dirigió presto al grupo de vecinos que se había reunido. Allí, alcanzó a saludar sin problema a una o dos personas cuando el siguiente, Colippe, al ir a recibir el abrazo del político, en un movimiento veloz, le propinó en el rostro (desde cerca de la oreja a la base del cuello) un corte de casi 10 centímetros de largo y bastante profundo, del que enseguida comenzó a manar abundante sangre.

Apenas cometida la feroz agresión, el docente y ex candidato a intendente de Fernández Oro por el partido Obrero en las elecciones de 2007, se dio a la fuga a todo correr por la calle que pasa por el asentamiento. Arriaga, en tanto, percatándose de lo ocurrido tras la sorpresa inicial, inició una veloz persecución del atacante pero, a unos diez metros, y ante la profusión de sangre que se le escapaba, se paró y decidió recostarse en el suelo. El candidato es, como se recordará, médico de profesión y, a esa altura, y pese al shock del momento, se dio cuenta de que la situación podría ser complicada y peligrosa para él. La sangre no cesaba de correr y el susto para los suyos no podía ser mayor.

Uno de los seguidores del ex intendente, sin embargo, decidió continuar con la persecución pero ya era tarde pues Colippe había logrado evadirlos, metiéndose, por lo que se conoce, en su vivienda. De todos modos, la carrera del militante arriaguista no fue en vano porque, en el camino, encontró en el suelo, tirada, la cédula de identidad del agresor, quien, en la precipitación de la huida, la había extraviado. El atacante, por lo demás, es una persona conocida en la toma por lo que sus pasos estaban contados.

Mientras tanto, reponiéndose al estupor, los compañeros de Arriaga habían solicitado ayuda médica a los hospitales de Cipolletti y Fernández Oro. La primera ambulancia en llegar fue la del nosocomio cipoleño, por lo que de inmediato se lo subió a ella para traerlo al centro asistencial. En un primer momento, se dudó con llevarlo a la salita periférica de salud más cercana, pero se desistió de tal cometido y se lo transportó hasta el hospital local. El temor, por la pérdida de sangre, era más que evidente en todos y los mejores cuidados urgían.

A esa hora, la novedad de que el postulante había sido agredido circulaba por la ciudad y la provincia, y la preocupación en todos se unía a la indignación ante tan alevoso ataque, tan fuera de contexto por su magnitud criminal. A todo esto, de Colippe se sabe que tiene problemas psicológicos y, según de dónde sea la fuente, actualmente se lo vincula al Frente para la Victoria y también a la propia Concertación. Lo cierto, es que se trató de un hecho demencial. Lo que no quiere decir que el docente no haya tenido raciocinio de lo que hacía. Se menciona la existencia de un planito en que el agresor habría marcado las ubicaciones de su blanco y también que habría tenido todo previsto, en materia de indumentaria, para una fuga total.

La Policía, poco después de lo ocurrido, logró capturar al agresor, que fue llevado a una comisaría de la zona cuya designación precisa no se quiso dar porque se teme que el detenido sea objeto de ataques de venganza. Quedó a disposición de la jueza Sonia Martín, quien dispuso su incomunicación mientras se profundiza en las pesquisas.

Arriaga ingresó al hospital cerca de las 15 y permaneció en el lugar por casi cuatro horas. Allí se le contuvo la hemorragia y se le suturó la herida, permaneciendo luego en observación para evitar cualquier tipo de complicación.

Fuente : La mañana de Cipolletti