¿Habrá que cambiar la hora en Argentina?

Si prospera el proyecto de la Diputada Nacional María Emilia Soria quien presentó un proyecto de Ley para establecer un horario de verano en todo el territorio argentino, deberíamos ajustar nuestros relojes al nuevo uso horario de verano.

Esta definición de la llamada “hora de verano” consiste en adelantar en una hora los relojes desde mediados de la primavera hasta mediados del otoño, con el objetivo de brindar un mejor aprovechamiento de la luz solar. De esta forma se reducen las emisiones contaminantes a la atmosfera mitigando el llamado efecto invernadero, ya que el consumo de energía electrica es su principal causante.

Soria propone establecer como Hora Oficial en todo el territorio del país la del huso horario de cuatro (4) horas al Oeste del meridiano de Greenwich, en concordancia con la que le corresponde a la República Argentina dentro del Sistema Internacional de los Husos Horarios. A partir de la hora cero (0) del primer día domingo del mes de octubre de cada año, se adopte en todo el territorio del país la hora correspondiente al huso horario de tres (3) horas al Oeste de meridiano de Greenwich que regirá hasta la hora cero (0) del primer domingo del mes de marzo del año siguiente.

maria emilia Soria en su banca de diputados

Adaptar la actividad diaria a los horarios de luz natural permite reducir considerablemente el uso de luminarias y aires acondicionados, que junto a los refrigeradores son los equipos con mayor aumento de utilización en periodos estivales.
El proyecto contempla además que el Poder Ejecutivo nacional invite a los países integrantes del MERCOSUR a establecer sus horas oficiales, dentro de sus respectivos husos horarios, coordinando sus fechas de modificación a fin de facilitar, entre otras, las relaciones de sus actividades comerciales, bursátiles, bancarias y de transporte. Dicha coordinación propondrá el mayor aprovechamiento de la luz solar en procura de un uso eficiente de la energía, la preservación de los recursos naturalezas y un menor gasto de la población en consumo de energía eléctrica.

A lo largo de la historia, la hora oficial argentina ha sufrido alteraciones considerables. La ley 26350 del año 2007 trajo un poco de orden al fijar la hora oficial argentina en UTC – 3 h, con adelanto de hora de verano a UTC – 2 h., pero deja al Poder Ejecutivo Nacional abierta la posibilidad de fijar anualmente la fecha de iniciación y terminación del período estival. Como concecuencia de esa indefinición se ve perjudicado un gran número de actos civiles, comerciales y financieros donde la planificación es esencial, ya que deben coordinarse diferentes aspectos ligados por ejemplo al transporte, a transacciones comerciales y bancarias, a plazos legales, etc.