Categorías
Internacionales

Imágenes recientes, muestran un estiramiento de la corteza lunar

Nuevas imágenes del Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA muestran que la corteza de la Luna se está estirando, formando valles en algunas áreas pequeñas en la superficie lunar.

Los científicos creen que esta actividad geológica se produjo hace menos de 50 millones de años, lo que se considera un hecho reciente si se compara con la edad de la luna, que es de más de 4.500 millones de años.

Un equipo de investigadores que analiza las imágenes de alta resolución obtenidas por la cámara del Orbitador de Reconocimiento Lunar (LROC) muestran pequeñas zanjas estrechas que suelen ser mucho más largas que anchas. Esto indica que la corteza lunar se separa en estos lugares. Estos valles lineales se forman cuando se extiende la corteza de la Luna hasta el punto que se provocan fallas.

«Creemos que la Luna está en un estado general de contracción debido a la refrigeración de un interior todavía caliente», dijo Thomas Watters, del Centro de Estudios Terrestres y Planetarios en el Nacional Smithsoniano del Aire y el Museo del Espacio en Washington, y autor principal de un artículo sobre esta investigación que aparece en la edición de marzo de la revista Nature Geoscience.

«Las zanjas nos dicen que las fuerzas que actúan para reducir el tamaño de la Luna fueron superadas en algunos lugares por las fuerzas que actúan para separarla. Esto significa que las fuerzas de contracción lunar no pueden ser poderosas ya que estas zanjas nunca podrían haberse formado».

Esta contracción débil sugiere que la Luna, a diferencia de los planetas terrestres, no se fundió por completo en las primeras etapas de su evolución. Por el contrario, las observaciones apoyan un punto de vista alternativo de que sólo el exterior de la luna inicialmente se fundió formando un mar de roca fundida.

En agosto de 2010, el equipo utilizó imágenes de la LROC para identificar los signos físicos de la contracción en la superficie lunar en forma de acantilados conocidos como escarpes lobulados.

Los escarpes son una evidencia de la luna se redujo a nivel global en el pasado geológico reciente y que aún podría estar disminuyendo en la actualidad.

El equipo vio estos escarpes ampliamente distribuidos a través de la luna, y concluyó que van disminuyendo a medida que el interior se enfría lentamente.

Basándose en el tamaño de las escarpes, se estima que la distancia entre el centro de la luna y su superficie se redujo en aproximadamente 90 metros. Las zanjas han sido un descubrimiento inesperado y las imágenes proporcionan evidencias contradictorias respecto a que algunas regiones de la corteza lunar también se están separando.