Categorías
Viedma

Ingresó a trámite parlamentario el proyecto de Ley Provincial de Cultura

El pasado viernes ingresó a trámite parlamentario el proyecto de Ley  Provincial de Cultura, realizado por una comisión interpoderes integrada por asesores de distintos legisladores y la Subsecretaría de Cultura provincial.

La ley tiene como objetivo definir el marco regulatorio de las políticas culturales que servirán de guía para la acción en el territorio provincial, en tanto la cultura  es parte integrante y fundante de la vida social.

Se plantea a la cultura como  eje de toda acción social, dado que tiene vital importancia en el desarrollo integral de toda comunidad y en la conformación de su identidad, y que, por lo tanto, no puede ser el privilegio de elites ni de sectores exclusivos, tanto en cuanto a la producción, como en relación a sus beneficios.

El proyecto de ley cuenta con ocho Títulos y Dieciséis Capítulos, donde se especifican las obligaciones del Estado en materia cultural, el respeto a la diversidad cultural, la creación de Registros de Actores Culturales y Obras de Arte, se contempla el concepto innovador de Empresa Cultural y la creación de un Instituto Provincial de Cultura,  que tendrá a su cargo el dictado de cursos y carreras relacionadas con la cultura que no están en la currícula de ninguna otra institución de formación docente, entre otros.

En cuanto al financiamiento, el proyecto propone  la asignación del 1,7%  de Rentas General a instrumentar en forma progresiva en un plazo de tres años, al margen de fondos específicos establecidos por otras leyes como el Fondo Editorial Rionegrino. Se crea  además en el Capítulo II un Fondo Provincial de Cultura, independiente de los recursos asignados para el área.

El proyecto lleva la firma de los legisladores María Inés García, María Inés Mazza, Pedro Pesatti, Mario De Rege, Inés Lazzarini, Graciela Grill, Gabriela Buyayisqui, Juan Cides, Adrián Tores, Osvaldo Muena, Marta Milesi, y Beatriz Manso. La vicepresidente de la Comisión de Educación, Cultura y Comunicación, Silvia Horne, decidió no acompañar el proyecto porque requería la concreción de otros foros regionales antes de su ingreso a trámite parlamentario.

Fundamentos

En los fundamentos, la Comisión expresa que “aún son pocas las provincias argentinas que cuentan con una ley de cultura que jerarquice el área destinada a su aplicación y eleve recursos para la misma. Frente a la circunstancia descripta,  es claro afirmar que la provincia de Río Negro está aún lejos de aquello que señalan los foros internacionales. Por lo tanto, después de casi 30 años de democracia tenemos una enorme deuda interna: la de no contar con una Ley de Cultura, cuyo objetivo sea establecer las bases políticas de toda acción del Estado en este sentido”.

“En el actual proceso de globalización, debemos poner todas nuestras fuerzas en preservar y construir nuestra identidad , y para ello poner énfasis en la preservación del patrimonio cultural, que es también un recurso no renovable, en su difusión y defensa, así como también en la creación de productos culturales a través de la formación de noveles artistas”.

Más adelante explica que “esta ley basa su texto en un concepto antropológico de cultura, por el cual todos los actos del hombre se incorporan a esta definición. En esta concepción la cultura está constituida básicamente por el lenguaje, normas, conocimientos y valores”.

“La historia de nuestra provincia en relación a la cultura ha sido significativamente pobre, entre otros motivos porque el área de cultura  ha dependido,  del Ministerio de Educación y hoy de la Secretaría General de la Gobernación. En este marco se hace necesario darle a dicha área una jerarquía que permita a la autoridad que la ejerza gozar, de autonomía administrativa y presupuestaria”.

Dejan aclarado que “sin duda esta ley, como todas, es perfectible, posible de ser modificada y enriquecida con nuevos aportes de quienes están directamente interesados en la democratización de la cultura para que represente los verdaderos intereses y necesidades de la población”.

Finalmente argumentan que “aún cuando hubo en nuestra provincia dos intentos fallidos de legislar en relación a la cultura, es necesario llenar este vacío legislativo que no es casual y que responde sin duda a esa tendencia al statu quo que produce el miedo al cambio”.

“Hay que enfrentarse al desafío de un cambio que supone la posibilidad de que el pueblo se exprese, no sólo con la palabra, hecho cultural por excelencia, sino también con todas las otras formas posibles que nos permita la imaginación”, concluye.