Inicia el juicio por el homicidio de Nicolás Scorolli

Mesa de Entradas Cámara Seg Cipo

CIPOLLETTI RN – La Cámara Segunda del Crimen de la Cuarta Circunscripción tiene en agenda realizar el próximo 5 y 6 de febrero el juicio oral y público contra el policía Leonardo David Carrasco acusado del homicidio agravado de Nicolás Scorolli, ocurrido en Cipolletti el 25 de diciembre de 2011. El uniformado está imputado de homicidio calificado por haber sido cometido abusando de sus funciones como miembro integrante de las fuerzas policiales mediante el uso de arma de fuego (art. 80 inc.9 y 41 quáter del C.P.)

La cámara ha dispuesto que el primer día comparezcan ante el tribunal diez testigos entre los que se encuentra la madre de la víctima –querellante de la causa-. La audiencia iniciará a las 8.30 hasta el mediodía; retomando la ronda de testimonios a las 17 horas.

Para la segunda jornada hay citados ocho testigos. El inicio está fijado para las 8.30 horas y en principio se extenderá sólo por la mañana.

El tribunal estará presidido por el Dr. Pablo Repetto y completarán la integración los camaristas Julio Sueldo y Marcelo Gutiérrez.

Cabe destacar que los Dres. Gerardo y Eves Tejeda tienen a su cargo la defensa del acusado. El patrocinante de la querella es el Dr. Marcelo Hertzriken Velazco en representación de Roberto Scorolli y Sandra Barzán –padres del joven-. El fiscal de Cámara es el Dr. Alejandro Silva.

El hecho que se le imputa al empleado policial Carrasco habría ocurrido alrededor de las 4,45 horas del día 25 de diciembre de 2011 sobrela Ruta Provincial 151 a la altura del puente ferroviario. En la oportunidad el policía, abusando de sus funciones, realizó un disparo con la escopeta marca ESCORT, con postas de goma, contra la víctima causándole la muerte. Scorolli se movilizaba en un vehículo Renault 12 de color rojo, que había sido robado, junto a cuatro personas. En persecución y luego de esquivar a un patrullero de la Comisaría Cuarta y colisionar con un patrullero de la Comisaría 32, lograron detenerse, intentando alguno de los ocupantes del vehículo darse a la fuga.

En ese marco el uniformado imputado habría utilizado la escopeta en forma abusiva, disparando a muy corta distancia. La acusación indica “…previo apuntar a la cabeza de la víctima, no existiendo necesidad de tal proceder por cuanto se encontraba desarmado y descendiendo del vehículo para entregarse. Además, el resto de las personas que circulaban en el rodado estaban siendo reducidas por los otros uniformados, ya que coincidía  el número de éstos con quienes iban en el mismo”.