La ola de frío dejó siete muertos en Europa.

Al menos siete personas murieron, tres en la península itálica y cuatro en los Balcanes, a raíz de la nueva ola de frío y nieve que afecta a Europa, donde las condiciones meteorológicas volvieron a paralizar hoy parte del transporte aéreo, ferroviario y vial, informaron las autoridades.

En Italia, un joven de 20 años murió esta madrugada en un accidente de tránsito en Fornaci de Barga, en la provincia de Lucca, cuando el automóvil en el que viajaba junto a otras dos personas, que resultaron heridas, se salió de la ruta por el hielo y se estrelló contra el guarda rail, consignó la agencia Ansa.
En Torino, en el norte del país, donde la temperatura alcanzó anoche los 5,3 grados bajo cero, fue hallado sin vida un hombre de 54 años, en tanto que otro hombre, de 63 años, fue encontrado muerto en las calles de Varese.

Además, cuatro personas murieron de frío en los Balcanes durante este fin de semana, dos de ellas en el norte de Bosnia, escribió el diario Nezavisne Novine, y otras dos en el sur de Serbia, según la televisión local RTS.

La oleada de frío afectó también a Croacia, donde se reportaron en la noche del sábado al domingo temperaturas de hasta 21 grados bajo cero en el norte del país.

Algunas islas croatas, entre ellas Hvar y Vis, quedaron sin vinculación marítima con el continente como consecuencia de los fuertes vientos.

En Alemania, alrededor de 490 vuelos fueron cancelados esta mañana en el aeropuerto de Frankfurt, donde centenares de pasajeros debieron pasar la noche.

En Francia, en el aeropuerto parisino de Roissy se registran numerosas demoras y cancelaciones.

Por las intensas nevadas, la Torre Eiffel, el monumento más visitado de ese país, fue cerrada al público.

En Londres, miles de pasajeros continúan bloqueados en los aeropuertos de Heathrow y Gatwick que, a pesar de haber sido reabiertos esta mañana, están registrando también demoras y cancelaciones.

Por otra parte, unos 1.500 pasajeros que se dirigían a Londres, pero cuyos vuelos fueron desviados a Bélgica a causa de la nieve, pasaron la noche del sábado al domingo en el aeropuerto de Bruselas.