Legisladora rechaza caza indiscriminada de pumas en Río Negro

La legisladora Beatriz Contreras (Encuentro-Frente Grande) propone que solo se permita en la provincia de Río Negro la caza de pumas adultos y subadultos, machos y hembras, que estén demostradamente causando daño y si quien lo solicita ha implementado las medidas preventivas disponibles por el Ministerio de Producción.

Por este tema, Contreras impulsa la derogación de la Ley 763, sancionada en el año 1974, que creó la comisión central de lucha contra las poblaciones animales silvestres, porque considera que esa norma posibilita la caza indiscriminada y señala que sus consecuencias “son más que  preocupantes”.

En un proyecto de ley, la legisladora del bloque Encuentro-Frente Grande busca establecer que las fechas de la temporada de caza de control del puma  cada año serán establecidas por la autoridad de aplicación: la Dirección de Fauna Silvestre.

Considera que “alarmante resulta de por sí el nombre que la designa: comisión de lucha contra las especies silvestres, pero nada exagerado en lo que a sus objetivos hace; ley que nace motivada por la concepción de considerar a las especies silvestres, nativas, como plaga”.

Pero, destaca que este proyecto “rescata de aquella ley la intención de proteger la producción ganadera que, por supuesto, debe ser materia de preocupación de todos aquellos funcionarios de quienes depende”.

Contreras describe indicadores sobre las consecuencias que está teniendo la caza indiscriminada de especies nativas, específicamente del puma y, en ese sentido, alude a medidas como la que viene propiciando la provincia de Río Negro están entre las causantes que el puma esté extinto en Corrientes, Entre Ríos, el Sur y Centro de Santa Fe, el Centro de Tucumán y toda la provincia de Buenos Aires, mientras que en Uruguay y Chile la especie está casi exterminada.

También detalla los aspectos que hacen que la mencionada ley “debe ser derogada y reemplazada por otra que cubra los vacíos legales existentes a los fines de proteger los intereses de los productores y la fauna nativa”.