Piratas del asfalto Informe oficial.

Un importante despliegue policial realizado por personal de la Unidad Regional IV de Policía con asiento en comisarías y unidades especiales de Choele Choel y Río Colorado en la madrugada del domingo, impidió que se terminara de consumar un hecho delictivo.

Varias unidades participaron de un operativo de proporciones que comenzó en Río Colorado cuando personal del Cuerpo de Seguridad Vial de esa ciudad se disponía a identificar un vehículo Volkswagen Vento que se encontraba detenido sobre la ruta 251 en actitud sospechosa.

Cuando se lo intenta detener se dio a la fuga, por lo que se inicia la persecución del móvil poniendo sobre aviso de lo que estaba ocurriendo a la unidades de tránsito de General Conesa y Choele Choel, las dos vías de escape posible.

Se dispuso entonces un operativo cerrojo sobre la ruta nacional 22 en los acceso a éstas ciudades.

Siendo aproximadamente la 01:30 de la madrugada, se pudo observar que el vehículo en fuga se aproximaba a Choele Choel.

El conductor del Vento, al percatarse de la presencia policial y del despliegue de patrulleros, maniobró buscando eludir los controles y alcanzó a ingresar a la ciudad, donde tras dar algunos rodeos subió nuevamente a la Ruta 22 y tomó nuevamente en dirección a Río Colorado.

Da origen entonces una nueva persecución. Transitados unos 10 kilómetros el vehículo fue divisado detenido en la banquina y sin ocupantes en su interior.

El o los ocupantes habrían tomado la decisión de escapar a pie campo adentro.

Se procede entonces al secuestro del vehículo a la espera de las instrucciones del Fiscal de Turno.

En tanto, en Río Colorado, aproximadamente a las 4 de la mañana, personal de la Comisaría 11° recibía un llamado telefónico de uno de los responsables de una empresa de seguridad que trabaja con el sistema de rastreo satelital, quien alertaba respecto de un camión con semirremolque que podría hallarse en problemas.

El mismo, transportaba equipos de electrónica de la empresa Garbarino y se movilizaba desde Río Grande con destino a Buenos Aires.

De acuerdo a la información, el mismo se hallaba detenido en el kilómetro 864 de la Ruta Nacional 22, por lo que se dispuso un operativo para localizar el camión.

Minutos después, el tractor que a “prima facie” sería el buscado, fue hallado abandonado a la vera de la ruta sin el semirremolque, con las puertas sin traba y la llave de contacto colocada.

Posteriormente, fue localizado el semirremolque con su carga intacta y con precintos colocados en proximidades de la localidad de Algarrobo (Pcia. Bs. As.).

En cuanto al chofer del camión robado, éste apareció curiosamente en Choele Choel. Se trata de Miguel Martínez, oriundo de Santa Fe y de 49 años, quien indicó que el sábado en horas de la tarde, cuando transitaba en cercanía de Sierra Grande, fue interceptado por una camioneta Toyota de color blanco con vidrios polarizados y obligado a detenerse.

Uno de los sujetos subió con él al camión y fue obligado – a punta de pistola – a continuar su marcha hasta que camino a Río Colorado fue obligado a abandonar el camión y subir a la camioneta.

Luego – de acuerdo al relato de éste – fue llevado hasta cerca de Choele Choel, lugar donde lo hicieron descender y lo sometieron a golpes de puño para luego dejarlo abandonado.

Cerca de las 2 de la madrugada, el hombre llegó a pié a la terminal de ómnibus y luego se alojó en un hotel.

Se inició causa judicial por el delito de Robo Calificado y Privación Ilegítima de la Libertad con intervención del Juzgado de Instrucción 30.

Ahora, se trabaja tratando de establecer si existe alguna vinculación entre lo ocurrido al camión asaltado y la persecución del auto antes relatada.

Fdo. Crio. Insp. Bernardo Correa – Jefe Unidad Regional IV