Polo tecnológico y científico para la universidad patagónica

La Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA) se prepara para llevar adelante una propuesta, denominada NIIDO, que impulsa el gobierno nacional para crear polos de desarrollo científico y tecnológico en lugares del país donde por la escasa población no hay muchos investigadores.

El primer diagnóstico para crear un Núcleo Interdisciplinario Interinstitucional de Innovación, Desarrollo Social y Tecnología (NIIDOS-T) mostró que la Universidad Nacional de la Patagonia Austral reúne las condiciones para su funcionamiento, informó esa casa de altos estudios.

 

El relevamiento lo realizó esta semana Silvana Mondino, consultora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicet), que coordina la iniciativa con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

 

Para avanzar en el corto plazo en la concreción de esta propuesta del Programa de Federalización de la Ciencia, Mondino se reunió con la rectora, Eugenia Márquez, y otras autoridades de la casa de estudios.

 

Mondino relevó proyectos, grupos y líneas de investigación, las producciones científicas, la infraestructura y el equipamiento de la universidad y las limitaciones y potencialidades de la provincia de cara al proyecto.

 

Los NIIDO permiten que “los investigadores de gabinete tengan una extensión para introducir innovaciones en cada región, generando productos visibles que puedan asegurar una mejor calidad de vida a la población”, detalló.

 

Para ello es indispensable que haya grupos de investigación que “tengan como prioridad la cuestión social”, requisito que la UNPA cumple porque cuenta con “áreas muy consolidadas que tienen una impronta clara de prestar servicios o generar innovaciones para la comunidad”, afirmó.

 

“Resta terminar de definir las áreas” de trabajo, dijo, que “en principio serían cinco: cambio climático y medio ambiente, desarrollo tecnológico, producción audiovisual, problemática social y desarrollo productivo”, para luego “analizar los perfiles de los doctores y becarios que podrían integrar cada una”.

 

También deberán definir el espacio donde funcionará y los socios institucionales del núcleo, para “contar con la participación activa de instituciones científicas, organismos públicos, cámaras empresariales, municipios y agencias de desarrollo”, precisó.

 

Mondino aseguró que “están dadas las condiciones” para que la UNPA tenga un espacio asociado al Conicet en el corto plazo”.

 

Además de las áreas de desarrollo científico y tecnológico con capacidad de transferencia, el relevamiento apunta a identificar áreas de vacancia y de interés para la provincia, que incluyen aspectos productivos y sociales.

 

La secretaria de Ciencia y Tecnología de UNPA, Sandra Casas, indicó que se abocarán al aspecto edilicio, la movilidad y la conectividad, que “son recursos indispensables para que pueda ser un centro de excelencia, que es lo que se pretende”.

 

Entre los beneficios que aportará el NIIDO, destacó que “una masa de investigadores formados y de becarios” se sumará a los profesionales locales, lo que reforzará las líneas de trabajo en curso y abrirá otras de interés para la comunidad.

 

Otro impacto será que “nuestras carreras de grado y de postgrado se verían reforzadas por estos investigadores” y la UNPA obtendrá “un prestigio en la región que es difícil de dimensionar, pero que nos va a colocar de otra forma en lo científico, lo académico y lo tecnológico”, expuso Casas.

 

Los NIIDO responden a la voluntad política del Conicet y del Ministerio de Ciencia de crear polos de desarrollo en lugares con escaso número de investigadores y con estructuras que se adapten a esos ámbitos, como es el caso de la UNPA y otras universidades jóvenes y periféricas del país.