Procesamiento y prisión para abusador sexual de su propia hija.

Dr. Carlos ReussiVIEDMA RN – El El Juez  Carlos Reussi, titular del Juzgado de Instrucción Nº 2 de Viedma,  ordenó el procesamiento con prisión preventiva de un hombre mayor de edad vecino de General Conesa, acusado del delito de abuso sexual reiterado, agravado por el acceso carnal y por haber sido cometido por un ascendiente y por la situación de convivencia preexistente, en perjuicio de su hija menor de edad, debiendo permanecer alojado en la Alcaidía local a disposición de esos estrados.

Con respecto al hecho investigado, se le atribuye al encartado haber abusado de su hija  en el período ubicado entre que la niña tenía ocho y los 13 años de edad, en el domicilio familiar, aprovechándose para ello de su posición de progenitor y conviviente con la menor y bajo amenazas.

Para resolver, el Magistrado tomó en cuenta las constancias de prueba constituidas especialmente por acta de denuncia penal; partida de nacimiento de la menor; informe médico; declaraciones testimoniales; acta de inspección ocular; acta de Cámara Gesell; informe del Cuerpo Médico Forense; informe de Psicóloga y demás constancias sumariales obrantes en la causa.

En la Resolución, el Dr. Reussi consideró que “del resultado del análisis de pruebas médica, pericial, documental, testimonial e indiciaria se llega a la conclusión que permite tener por acreditado con el grado de probabilidad requerido en esta etapa procesal la presencia de la víctima y el encartado en el lugar de los hechos, encontrando apoyo en las pruebas antes sindicadas, para referir que efectivamente el hecho intimado ha acontecido.”

Agregó que “baso en tal sentido, y en primer lugar mi convicción, en los propios elementos brindados por la menor, para concluir que fue objeto de un abuso sexual con acceso carnal, por parte del encartado.”

Respecto de la prisión preventiva,  el Dr. Reussi sostuvo que “el tenor de los hechos concretos investigados y la naturaleza del delito reprochado, el que se hayan cometido respecto de su hija, y lo más relevante llegando incluso a comportamientos violentos y amenazantes respecto de la niña para que no dijera nada, son argumentos que sugieren claramente el peligro de fuga, y de entorpecimiento de la investigación, además de la  alarma social que refiere el evento en cuestión.”