SORIA PROPONE PROMOVER LA REDUCCIÓN Y REUTILIZACIÓN DE ENVASES PARA CUIDAR EL AMBIENTE

La diputada nacional María Emilia Soria presentó un proyecto de Ley para Establecer los Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para la Gestión de Envases y Residuos de Envases. Esta iniciativa busca prevenir y minimizar el impacto que ocasionan sobre el ambiente los residuos de envases; reducir la cantidad de envases que se ponen en el mercado que no sean reutilizables o reciclables; y priorizar la reutilización, el reciclado y otras formas de valorización de los residuos de envases. El proyecto también apunta a promover el compromiso de los productores, consumidores y usuarios con la gestión integral de los envases y los residuos de envases.

El objetivo es aportar una herramienta para paliar la grave situación actual que atraviesa nuestro país en temas de generación de Residuos sólidos Urbanos (RSU). Actualmente se generan en promedio, por persona y por día, unos 0,910 gramos de residuos sólidos urbanos (en Capital Federal 1,52 kg). Al año totalizan 12.325 toneladas de residuos generados. De esa cantidad un 50% son residuos orgánicos, mientras que el 50% restante son residuos que pueden ser casi en su totalidad reciclables (vidrio, papel, cartón, metales, plásticos, etc.) y la mayoría de ellos se encuentran en alguna forma y/o modalidad de envase o genera residuos de envases. Si se logra tratar ese 50% de Residuos Sólidos Urbanos (RSU), sería posible reducir la cifra de casi un KILO generado por persona y por día, llegando a generar solo ½ kilo de RSU por día en su totalidad orgánico.

Lamentablemente, hoy la gestión inadecuada de los RSU conlleva a contaminación de los suelos y las aguas, incendios provocados por la acción de sol sobre los residuo, emisión de gases de efecto invernadero, de otros gases y de material particulado a la atmósfera, ocupación no controlada del territorio, impacto negativo sobre el paisaje y los recursos naturales, creación de focos infecciosos, proliferación de plagas y vectores de enfermedades (roedores e insectos), generación de malos olores, sensación de abandono y suciedad, etc. Además, hay consecuencias indirectas, como la sobre explotación de recursos naturales no renovables y pérdida de especies de flora y fauna. “Los problemas que conlleva la gestión inadecuada de RSU son graves y merecen de parte del Estado una solución urgente, integral, uniforme y práctica”, expresó María Emilia Soria.

La problemática de los envases está dada por el aumento considerable de la generación de este tipo de residuos, y por la conveniencia comercial de las empresas de fraccionar sus productos en envases desechables. Sobre este punto Soria explicó que “Los envases responden a diferentes necesidades, ya sea de ergonomía, hábitos de consumo, publicidad e imagen corporativa y tienden a ser fabricados por el menor costo. Pero claro, si no existe un incentivo o una legislación específica que obligue a los productores a considerar, o al menos evaluar, el impacto ambiental que generan los envases que introducen a los mercados, éstos eligen fabricarlos al menor precio o con materiales nocivos o no reciclables”.

Así mismo, Soria agregó que “Además es importante legislar sobre la información que se les proporciona a los consumidores, muchos creen comprar envases reciclables que terminan en rellenos sanitarios. Esto es así porque los envases suelen tener un símbolo que los identifica como “reciclables”, pero si no se le suma un trabajo de gestión a ese residuo, terminan igual que el resto de los residuos en un basural. Por eso también es necesario informar y concientizar al consumidor sobre el impacto ambiental de los envases”.

En este contexto, el proyecto de la diputada Soria aporta una ley Nacional, Uniforme y de acuerdo a lo que ordena el art. 41 de la Constitución Nacional (derecho a un ambiente sano y rol del Estado nacional en la disposición de normas que contengan presupuestos mínimos de protección).

El punto clave del proyecto de Presupuestos Mínimos para la Gestión de Envases es el principio de la “RESPONSABILIDAD EXTENDIDA DEL PRODUCTOR” (REP), es decir que el PRODUCTOR debe ser responsable por el producto que ingresa al mercado, desde su introducción hasta la finalización de la vida útil del mismo. Se busca que el productor no se desentienda del envase durante todo su ciclo útil, incluso que tenga la posibilidad de recuperarlo para reutilizarlo o reciclarlo. Por ello, se crearán incentivos individuales y se premiará financieramente a aquellos productores que utilicen materiales y diseños de sus productos reutilizables, fácilmente reciclables y que inviertan en la eliminación de sustancias tóxicas.