Un tribunal anuló un matrimonio entre un hombre de 48 años y una niña de 8

Lo confirmó hoy el presidente del Centro Seema para Mujeres y Niños, Nahid Gabr Alá, institución social que llevó el caso.

El artículo 40 de la ley de estatus personal del país africano establece en 10 años la edad mínima para casarse, la más baja del continente, y según una estadística oficial del 2010, el 38 por ciento de las jóvenes menores de 18 años ya habían contraído matrimonio.

En el caso de la niña Ashgan Youssef, un tribunal anuló el contrato nupcial firmado cuando la pequeña contaba con siete años de edad, después de que su madre escapara con ella el mes pasado tras conocer que el futuro esposo reclamaba a la niña.

Las organizaciones por los derechos de los menores en Sudán están haciendo todo lo posible para cambiar las normativas del país que tiene una población superior a 37 millones de personas, con mayoría musulmana.